Intercuencas en Escobar

      No hay comentarios en Intercuencas en Escobar
8º Encuentro del Espacio Intercuencas
Exitoso fue el resultado del 8º Encuentro del Espacio Intercuencas (originalmente del Río de la Plata, Reconquista y Riachuelo; y a partir de ahora también Luján y Paraná), realizado en la Casa de la Cultura el sábado siete, que se caracterizó por una sencilla pero efectiva organización.
Además de un correcto y equilibrado desarrollo consistente en concretos y completos informes desarrollados por los disertantes representantes de las asociaciones civiles respectivas y presentes de cada cuenca hídrica, surgió un informe final integrado que definió la existencia de problemáticas comunes que permitirán organizar acciones y actividades federadas, complementarias y potenciadoras de deseadas soluciones a conseguir.
1º) Alteración por modificación y degradación de valiosos humedales que deberían haber sido protegidos por leyes que los amparan, que aberrantemente no se han hecho ni se hacen cumplir y pretendemos que si se lo haga a partir de ahora. Se suma a ello la ausencia de planes de ordenamiento territorial dando lugar a zonificaciones incomprensibles y cuestionables, a emprendimientos con dudosos estudios de impacto ambiental y prefactibilidad.
2º) Afectación de cuencas hídricas por contaminación de ríos, arroyos y canales tributarios debido a efluentes cloacales e industriales formales e informales, declarados y clandestinos por ausencia de plantas de tratamiento adecuadas (o inexistentes directamente) y flujos de lixiviados de pretendidos rellenos sanitarios que no son otra cosa que inmundos basurales a cielo abierto con compuertas de vaciado de excedentes pluviales ocultas o impunemente a la vista.
3º) Presencia descontrolada de basurales a cielo abierto clandestinos, pretendidos rellenos sanitarios ecológicos avalados municipalmente (ej. basural isleño), y monstruosos, agotados pero aún funcionales, megarrellenos sanitarios surgidos de políticas obsoletas (Ej: CEAMSE) como único, irracional e insustentable modelo de gestión: la disposición final por enterramiento de la basura como residuo y no como potencial nueva materia prima y entonces como último eslabón de existir una lógica política ambiental de gestión integral de R.S.U.
Solo existe una política de estado ausente, irresponsable y culpable colmada de funcionarios poco idóneos e inoperantes y una falta de concientización ciudadana corresponsable y decidiosa; en parte producto de deficitarias campañas de educación ambiental.
Un accionar combinado de ciudadanía involucrada y gestiones municipales operativas llevaría a ciudades más ecosustentables si esto se decidiera con solo voluntad política de cambiar todo a nivel gubernamental.
A ello habría que añadir la necesidad de integración de los recicladores sociales urbanos al circuito formal de las empresas recolectoras o en cooperativismo paralelo regulante de un mercado válido que evitaría seguir cobrando por tonelada de basura volcada a un relleno sanitario como exclusiva modalidad del negocio de la basura.