PODA: ¿ Verdad o mito ?

      No hay comentarios en PODA: ¿ Verdad o mito ?

La verdad es que la poda se convirtió en un mito, que se fue imponiendo con el tiempo y la gente la tomó como una práctica habitual, creyéndola necesaria y beneficiosa para los árboles. Esta creencia radica en el concepto erróneo de que si podamos nuestros árboles van a crecer con más fuerza y vitalidad. La verdad es que esta teoría se fue transmitiendo de generación en generación sin la debida información y la gente por desconocimiento o ignorancia poda, a veces por estética, planteándose cuando mucho, si es algo que se hizo siempre ¿por qué ahora deberíamos cambiar este hábito? Las personas desconocen las consecuencias que se les genera a los árboles, ya que la mayoría de las podas se hacen sin ningún asesoramiento técnico y sin una finalidad lógica, en especial en la poda de arbolado urbano.

Los árboles viven en perfecto equilibrio entre sus partes aéreas y su parte radicular. Al efectuar una poda, se está sometiendo al árbol a la pérdida de sus fuentes aéreas de alimento, por lo tanto al cortar sus ramas y hojas, provocamos inevitablemente la pérdida de parte de sus raíces.

También les quitamos años de vida. Por ejemplo, si un plátano vive 35 años, con podas sucesivas reducimos su vida a la mitad. Dado que le ocasionamos heridas, (para lo que deberíamos utilizar las herramientas adecuadas y limpias), no sólo estamos poniendo en riesgo la vida del árbol sino que además, si éstas no son tratadas debidamente pueden convertirse en focos y refugios de diversos agentes patógenos, como bacterias, hongos e insectos.

Y por último, existen casos en los que la poda es necesaria, como puede ser por riesgo de roce con cables o situaciones que puedan generar algún inconveniente futuro, en estos casos debemos tomar los recaudos necesarios para evitar el sufrimiento del ejemplar, informándonos sobre las técnicas de corte de las ramas, para evitar el rasgado de corteza y que queden expuestos demasiados tejidos los que, no sólo demandarán años para poder cicatrizar, sino que esta herida es muy vulnerable a la entrada de agentes contaminantes y por ende podríamos generar un potencial un riesgo de vida para el árbol.

¿Sabés cuál es la ciudad más frondosa y arbolada de Buenos Aires? Ingeniero Maschwitz, localidad ubicada en el Partido de Escobar, situado al norte de la Provincia de Buenos Aires. Esto debe enorgullecernos, pero también debemos ser responsables y celosos del ciudado de esta riqueza forestal. Debemos estar agradecidos de nuestros árboles, por la sombra, por el oxígeno, por la acusticidad y por el maravilloso paisaje que nos brindan, regalándonos a través de los años y cada vez más, un patrimonio que sólo si lo sabemos apreciar, podremos preservar. Por lo tanto debemos asesorarnos con un experto en el tema para evitar podas innecesarias y/o mal hechas.

Texto elaborado por la Asociación Ambientalista Los Talares de Ing.Maschwitz.-
Contacto lostalares@gmail.com