HUMEDALES: ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE SU CONSERVACIÓN?

HUMEDALES: ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE SU CONSERVACIÓN?


En Escobar existe una amplia extensión de humedales que se localizan en todo el cauce mayor o llanura de inundación del Río Luján y del Paraná de Las Palmas, y que abarca a las islas de la primera sección del Delta del Paraná. El límite entre los suelos terrestres y humedales es dibujado en gran parte del relieve por una barranca, siendo en El Cazador donde la misma alcanza una altura notable.

Investigadores y Docentes pertenecientes al Instituto 3IA-UNSAM, UBA y CONICET,  nos informan sobre:

Bienes y servicios que brindan los ecosistemas de humedales

Los humedales y la diversidad biológica
Los humedales comprenden un área relativamente pequeña de la superficie de la Tierra en comparación con otros ecosistemas. Sin embargo, muchos humedales son sumamente ricos en biodiversidad y muchas especies de plantas y animales dependen completamente de ellos para sobrevivir. En conjunto, alrededor de 100.000 especies de animales diferentes han sido identificadas hasta el momento sólo en los humedales de agua dulce del mundo. De ese número, más o menos la mitad son insectos, y unas 20.000 son vertebrados. Se descubren nuevas especies continuamente; por ejemplo, cada año se descubren unas 200 especies de peces de agua dulce. Algunos humedales poseen una alta proporción de especies endémicas: animales y plantas que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo.

Valores culturales de los humedales
Los humedales, como proveedores de agua y muchos otros bienes y servicios, también han sido muy apreciados a lo largo de la historia de la humanidad. En muchas regiones del mundo se ha desarrollado un rico y diverso patrimonio cultural en los humedales y en torno a ellos. Uno de los mayores desafíos que enfrentan la conservación y el uso sostenible de los humedales es garantizar que ese patrimonio se reconozca y valore adecuadamente.

Productos de los humedales
Los humedales generan gran variedad de productos de plantas, animales y minerales que son utilizados por personas de todo el mundo. Los productos de los humedales varían desde los alimentos básicos como el pescado, hasta la madera de construcción, leña, aceite vegetal, sal, plantas medicinales, tallos y hojas para la fabricación de tejidos, y forraje para animales. La intensidad y escala con que se cosechan y emplean esos productos varía enormemente, pudiendo intervenir en el proceso desde usuarios de subsistencia, cuya intensidad de producción es reducida, hasta explotaciones comerciales intensivas. El pescado, quizá el producto de los humedales más importante a nivel mundial, es la principal fuente de proteína de 1.000 millones de personas y representa al menos el 15% de la proteína animal en la dieta de otros 2.000 millones de personas. Los humedales continentales y costeros juegan un papel fundamental como sustento de los peces y de la pesca tanto a nivel comercial como de subsistencia.

Los humedales y el turismo
La belleza natural y la diversidad de la vida animal y vegetal de muchos humedales hacen que sean lugares de destino turístico y recreativo muy apreciado. En muchos casos permiten generar ingresos apreciables a partir del turismo y la gama de actividades que ofrecen.


HUMEDALES DE LA ARGENTINA
Control de inundaciones
Los humedales desempeñan un importante papel en el control de las inundaciones. Pueden actuar como esponjas, absorbiendo el agua de las lluvias y las crecientes de los ríos, y permitiendo que se filtre más lentamente a través del suelo y la vegetación, reduciendo con ello la velocidad y el volumen del agua que fluye aguas abajo.
Estabilización de costas y protección contra tormentas
Las marismas salobres y otros humedales costeros sirven como primera línea de defensa contra las tormentas, reduciendo el impacto de las olas; mientras que las raíces de las plantas fijan los sedimentos y retienen nutrientes. En el caso de los deltas, la sedimentación permite la creación de nueva tierra.


Reposición de aguas subterráneas
El agua subterránea representa el 95% del agua dulce disponible en el planeta y es fuente de agua potable de casi un tercio de la población mundial. Muchos ecosistemas de humedales tienen un papel esencial en la regulación de la cantidad y calidad del agua subterránea. Cuando se encuentran situados sobre sedimentos y rocas permeables, el agua que retienen se filtra a través del suelo y recarga los acuíferos. A su vez, el agua subterránea constituye un aporte fundamental para muchos humedales.

Depuración de aguas
Además de retener sedimentos y nutrientes, muchos ecosistemas de humedales pueden eliminar sustancias tóxicas procedentes de plaguicidas, derrames industriales y actividades mineras. Por ejemplo, los tejidos de algunas plantas flotantes, especialmente las de los géneros Eichhornia (jacinto de agua), Lemna (lenteja de agua) y Azolla sp. (helecho de agua) son capaces de absorber y ‘almacenar’ metales pesados, como el hierro y el cobre, contenidos en las aguas residuales.

Abastecimiento de agua
Como resultado de la retención y el almacenamiento de agua, la misma está disponible para consumo humano, riego, etc.

Los humedales y el cambio climático
Los humedales desempeñan funciones críticas en la mitigación de los efectos del cambio climático. Por un lado, sirven de importantes almacenes o sumideros de carbono y por ende su destrucción libera gases de efecto invernadero, en tanto que su restauración y creación se traduce en la retención de más carbono. Por otra parte los humedales cumplen un rol fundamental en la amortiguación física de los impactos del cambio climático, ya que disminuyen el efecto de las tormentas y las inundaciones.

Texto extraído del libro: “Humedales de la República Argentina”, realizado por el Grupo de Trabajo de Recursos Acuáticos, Pertenecientes a la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Información difundida por Investigadores y Docentes pertenecientes al Instituto 3IA-UNSAM, UBA y CONICET, pág. facebook  Aprendelta