INUNDACIONES: “Cuando un evento natural se convierte en desastre humano, las inundaciones del río Luján”

El ministro de infraestructura de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Arlía, ha anunciado hace pocos días la inversión de 4000 millones de pesos en obras de hidráulica para la cuenca del río Luján. A través de los medios de comunicación se insiste en que las inundaciones son producto de la falta de obras.

cfsafdasd

Imagen Nº 3: “Cauce Mayor delimitado en amarillo y Cauce Menor en color celeste”. Barrios cerrados e industrias localizados en un tramo del cauce mayor del Río Luján en color rojo.

La Comisión Asesora  se opone en absoluto a la posibilidad de obras obsoletas y millonarias de tipo estructural (como dragados, rectificaciones o entubamientos) que no dan solución a las inundaciones y generan nuevos problemas. Científicos argentinos y la experiencia internacional marcan con claridad el camino a seguir, países como Alemania y Holanda, están reconstruyendo los desagües naturales “las llanuras de inundación de los cauces mayores de ríos y arroyos”.

Fundamentos de la Comisión Asesora: 

“Cuando un evento natural se convierte en desastre humano: las inundaciones del río Luján”

sfcsavsdasd

Ocupación y destrucción del cauce mayor del río Luján en 1100 has (2,5 km de ancho por 7 km de largo). Imagen, izquierda, barrio cerrado San Sebastián en Pilar impidiendo el normal escurrimiento de millones de litros de agua hacia la desembocadura (Modelo que se replica en toda la cuenca).

Las inundaciones de la cuenca del río Luján son noticia otra vez y la tristeza vuelve por las pérdidas humanas y materiales que ellas han provocado.

Las lluvias intensas, el cambio climático y la meteorología no son las únicas CAUSAS de este evento. Tampoco la falta de obras. En todo caso, son disparadores y agravantes de una emergencia largamente anunciada; de un desastre que no es “tan natural” como parece. Si seguimos convencidos que el cambio climático está contra nosotros, seguiremos sorprendiéndonos con el agua al cuello, cada vez que llueva un poco por demás de lo que las estadísticas marcan. La naturaleza, no sabe de promedios.

Debemos empezar a ver a las inundaciones como el resultado de la sumatoria de desidia, falta de planificación, desmanejo en el uso de los recursos (el suelo y el agua, entre ellos), carencia de una visión integral, falta de conciencia y percepción de los riesgos e, incluso, corrupción. Y esto aplica para quienes nos gobiernan, fundamentalmente, pero también para nosotros mismos.

La cuenca del río Luján ha experimentado en las dos últimas décadas profundos cambios en toda su extensión. En las zonas donde predomina el monocultivo de la soja (cuenca alta y media), se ha ido reduciendo el contenido de materia orgánica del suelo y produciéndose una compactación que disminuye la infiltración del agua de lluvia. Además se construyeron un número indeterminado de canales clandestinos para rápidamente evacuar el agua de las precipitaciones hacia los cursos principales. Estas obras fueron llevadas a cabo sin ningún tipo de control por parte de los organismos provinciales y nacionales competentes. Ambos factores, contribuyen a sobrecargar el río Luján y sus tributarios cuando llueve, pues les llega una mayor cantidad de agua.

asdaSDA

Barrios cerrados identificados en amarillo en el cauce mayor del río Luján, este último es identificado en color negro.

En la cuenca media y baja, las llanuras de inundación y los humedales fueron progresivamente ocupados por emprendimientos tales como countries y barrios privados, parques industriales, áreas de logística, etc. generando el estrangulamiento de los cauces principales y la consiguiente dificultad para que el agua fluya correctamente. La basura arrojada por los vecinos, también forma diques que empeoran la situación.

A esto se suman obras de infraestructura vial que generan estrangulamientos y alteran las condiciones hidrodinámicas.

Frente a esta situación desde diversos sectores se “piden obras” para remediar la situación. Ante este discurso, replicado por los medios de comunicación, es importante considerar que la ingeniería puede como mucho aspirar a que un conducto de drenaje, un dique, una canalización o un reservorio cumplan su función, siempre y cuando no se excedan las condiciones “límites” de diseño. No hay obra que garantice no inundarnos, ni que resuelva de manera definitiva los riesgos producto de haber dilapidado el suelo, de haber obstruido las vías naturales de circulación del agua, de haber urbanizado sin lineamientos ni planificación.

Si confiamos que una obra hidráulica nos protege en todo momento y circunstancia, cada inundación nos dejará el sabor amargo de que las cosas pasan porque alguien no hizo lo que debía hacer. Con ese planteo, seguiremos reproduciendo el desmanejo sobre las cuencas hídricas, para luego reclamar obras que resuelvan el problema.

Hace falta GESTIÓN. Gestión que significa que todos reconozcamos y asumamos los riesgos. Que trabajemos en lo necesario para reducir las vulnerabilidades y que estemos preparados (y seamos conscientes) del margen de riesgo que no puede manejarse.

Gestión para que una eventual situación de emergencia climática, no sea NECESARIAMENTE una tragedia.

Esta comisión espera que el Plan Maestro Integral para la Cuenca del Río Luján, incorpore los diagnósticos, miradas y soluciones de los diferentes actores sociales y disciplinas involucrados. En ese sentido, la Dirección Provincial de Saneamiento y Obras Hidráulicas contrató a la Consultora Serman para que realizara el “Estudio Integral y Proyecto de Obras de Regulación y Saneamiento para el Rio Luján”, que en estos días está finalizando. Sin embargo, aún sin tener los resultados finales, sabemos que el estudio ha utilizado registros de lluvia en muchos casos desactualizados y/o insuficientes, no se contemplan medidas de mitigación y adaptación al Cambio Climático, la visión es fundamentalmente hidráulica, etc. Por otra parte, si bien  la Comisión Asesora ha mantenido reuniones con la Consultora y le ha entregado abundante material técnico, creemos que estas actividades no son suficientes como para satisfacer la necesaria  participación comunitaria, que el pliego de licitación del Estudio nombra tácitamente.

En vista de la experiencia acumulada, nos oponemos en absoluto a la posibilidad de obras millonarias de tipo estructural (como dragados, rectificaciones o entubamientos) que no dan solución a las inundaciones y generan nuevos problemas. Mientras que en otros países, como Alemania y Holanda, se están reconstruyendo las costas de los ríos aquí seguimos pensando en estas obras perimidas Seguimos insistiendo en un Plan Integral de Gestión para la cuenca.

Basándonos en el trabajo interdisciplinario que como Comisión venimos llevando a cabo desde hace más  de 3 años, enumeramos a continuación una serie de  PROPUESTAS:

  1. Detener los proyectos de urbanizaciones y todo tipo de emprendimiento en humedales y planicies de inundación de la cuenca, excepto aquellos que se adapten y respeten la integridad de estos ecosistemas.
  2. Realizar una Evaluación de Impacto Ambiental estratégica y acumulativa de las urbanizaciones cerradas (en particular las de tipo polderizadas) e industrias construidas en la cuenca en las últimas décadas. Esta evaluación deberá analizar si su actual localización se adecúa aun Nuevo Plan de Gestión Integral y al nuevo ordenamiento ambiental del territorio que debe aprobarse. Y resolverá qué urbanizaciones deberán ser relocalizadas y cómo éstas se harán responsables de la consecuente recomposición ambiental.
  3. Propiciar prácticas agrícolo-ganaderas sustentables que permitan recuperar la capacidad de infiltración, absorción y reservorio de agua del suelo (abonos verdes, cultivos en contorno, zanjas de absorción, rotación de cultivos, etc.). Eliminar los canales clandestinos
  4. Demarcar la “línea de ribera” según lo estipulado por la Ley 12257 (Código de Aguas)
  5. Reforestar con especies nativas las zonas impactadas, sobretodo aquellas deforestadas por la obra de “limpieza” encarada por DIPSOH
  6. Evaluar y desarrollar áreas de almacenamiento transitorio en la cuenca alta.
  7. Evitar o acondicionar obras de infraestructura viales/férreas actuales que generen estrangulamientos en las secciones transversales de los cursos
  8. Llevar adelante un Plan Sistemático de limpieza de zanjas y eliminación de endicamientos formados por ramas y basura. Estas obras podrían estar a cargo de cooperativas vecinales.
  9. Realizar para cualquier propuesta de obra la correspondiente evaluación de impacto ambiental de acuerdo a la Ley Provincial Nº 11723 (Ley Integral del Medio Ambiente y los Recursos Naturales). También deberá llevarse a cabo la audiencia pública como instancia participativa previa a la licitación, con tiempo suficiente para analizar los pliegos y cuyas decisiones sean vinculantes
  10. Desarrollar un Sistema de Alerta temprana para anticipar este tipo de eventos y adoptar las medidas necesarias para mitigar sus efectos: informar a la población (medios de comunicación masiva, números telefónicos, gratuitos, etc.), habilitar centros de evacuación, etc.
  11. Desarrollar e implementar de manera consensuada con la sociedad civil un Plan de Contingencia. Es necesario desarrollar en los grandes centros urbanos modelos que simulen el comportamiento del escurrimiento en función de posibles escenarios futuros y, en función de ellos, contar con un Plan de Contingencia.
  12. Deben concretarse los controles que prevé la legislación vigente en lo relativo al vuelco de efluentes industriales en cuerpos de agua. Existen tramos del río Luján donde la contaminación es notoria y que convierten a las emergencias hídricas en emergencias sanitarias, pues la población queda expuesta a una amplia variedad de contaminantes.
  13. Proteger el patrimonio cultural, paleontológico y arqueológico de la cuenca.
  14. Evaluar la posibilidad de crear nuevas áreas protegidas en zonas estratégicas de la cuenca, que se consideren reservorios de agua, de biodiversidad, y que colaboren en la conectividad biológica de lo que aún queda por rescatar de fauna y flora.
  15. Todas las medidas anteriormente citadas deben estar enmarcadas en el correcto ordenamiento territorial de la cuenca, que defina la aptitud de uso del suelo de acuerdo a una mirada holística y transdisciplinaria.
  16. Implementar un COMITÉ DE CUENCA, que integre toda la cuenca, desde Suipacha hasta la desembocadura del Río Luján sobre el Estuario del Río de la Plata y Delta del Paraná, y que efectivamente planifique, coordine, ejecute y controle un PLAN DE GESTIÓN INTEGRAL. Este plan debe tener en cuenta no solamente criterios hidráulicos sino que debe contar con una mirada INTEGRAL de la cuenca, considerando aspectos ambientales y sociales. Además debe contar con la instancia de Participación comunitaria, que garantice la consideración de las opiniones de la ciudadanía en general.

                             Comisión Asesora del Comité de Cuenca del río Luján

comisionasesoralujan@gmail.com Representantes: Lic. Adriana Anzolín adanzolin@gmail.com

                                                                                   Ing. Marina Lemos ingmarinalemos@gmail.com

Vecinos Autoconvocados del Pueblo de Escobar. Asamblea en Defensa del Humedal. Asociación Ambientalista del Partido de Escobar. Asociación Ambientalista Los Talares de Ing. Maschwitz (Partido de Escobar). Asociación El Colectivo Cultural de Ing. Maschwitz (Partido de Escobar). Asociación Alihuen (Escobar). Ensamble Cultural (Escobar). Movimiento en Defensa de la Pachamama (Punta Querandí). Asociación La Rivera de Matheu (Partido de Escobar). Isleños Autoconvocados del Delta del Paraná en la “ASAMBLEA RIO DE LA PLATA CUENCA INTERNACIONAL”. S.O.S. DELTA. Unidos por el Rio de Vicente Lopez. Foro por la Salud y Ambiente de Vicente Lopez . Asamblea Barrial de Beccar (San Isidro).Foro de Salud de San Isidro. Asamblea en Defensa del Patrimonio Público y los Derechos Sociales de San Isidro. Asociación Civil “Para Todos porque es de Todos”. Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Pcia. de Bs. As. CICOP Seccional San Isidro – APHSI.Asamblea Bosque Alegre (San Isidro).UsuariosAutoconvocados por los Trenes. Asociación Patrimonio Natural (Pilar). Grupo de trabajo ambiental El Tigre Verde. Asociación Civil S.O.S. HABITAT (Mercedes). Fundación Biósfera. Espacio Natura Naturata de Los Cardales. 500 RPM. Asociación Civil COEPSA Centro Oeste de Estudios Políticos y Socio-Ambientales (Parque Leloir- Ituzaingó). AUKAN, Asamblea Ambiental del Sur – Bahía Blanca TELLUS-Asociación Conservacionista del Sur, Bahía Blanca.Parroquia Cocatedral Natividad Escobar, Parroquia Sagrado Corazón de Jesús Maschwitz, Fundación Biósfera, Club de Leones (Sedes Escobar, Zárate, San Pedro, Baradero).Espacio Intercuencas. AVDA (Asociación Vecinal en Defensa del Medio Ambiente),  Hermana Tierra, Fundación Eco Sur.

 

Un comentario en “INUNDACIONES: “Cuando un evento natural se convierte en desastre humano, las inundaciones del río Luján”

  1. nelba marisolgonzalez

    me gustaria poder participar de los debates, o proyecto que se realizan en cuanto a las inundaciones de dicho lugar.
    por mi parte ccolaborar desde el factor social y de salud sanitaria, ya que hace mas de 20 años soy profesional de salud, asi mismo colaboradora de comedores escolares ny hogares de niños abandonados, realizanndo eventos solidarios !!!
    es fundamemental para mi ser parte de su grupo de trabajo !!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *