Puertos Regasificadores de Escobar y Bahía Blanca: “Energía Corrupta” por Alejandro Bianchi

En su libro “Argentina Saudita“, el periodista Alejandro Bianchi describe sin rodeos distintos aspectos de la crisis energética. Para el caso de los Puertos Regasificadores de Escobar y Bahía Blanca desde los grandes peligros que representan hasta la corrupción que descubriría detrás del negocio del Gas Natural Licuado, dedicando el Capítulo 8 “Energía corrupta” a este tema.

sdfsfas

Puerto Regasificador de Escobar: Operatoria Ship to Ship (o buque a buque) regulada internacionalmente para alta mar. 

En un principio señala que “La crisis energética en la Argentina a partir de 2003/2004 llevó a hacer a las apuradas tanto las compras de gas en barco como la preparación de la infraestructura. El gobierno pagó el gas muy caro porque compró lo que estaba disponible en ese momento. En cualquier mercado pero sobre todo en el energético, que cuenta con una logística internacional, es mucho más barato comprar con antelación y de manera programada. Varios políticos y empresarios aprovecharon esta urgencia para agregar comisiones a un precio final alto justificado por la necesidad”. 

No sólo con la urgencia se buscaría justificar los sobreprecios y comisiones sino también los peligros y la ausencia de legalidad de las localizaciones elegidas, en este sentido y respecto del primer puerto regasificador instalado en el país señala: “La presión del gobierno por instalar el mecanismo antes de que llegaran los primeros fríos de 2008 atentaba contra la seguridad de la zona. El barco iba a instalarse en el polo petroquímico más importante del país y una falla en la operatoria podía hacer explotar el puerto de Bahía Blanca.

En el mismo sentido afirma: “En 2010 se importaron veintidós buques y el negocio daba para mucho más gas y muchos más intermediarios. El gobierno armó otra planta regasificadora flotante en Escobar, a pesar de que la recomendación de los expertos era montarla más al sur de Bahía Blanca, en Punta Alta”.

Asimismo apunta que: “Una delegación de qataríes viajó dos veces a la Argentina pero volvió espantada  a su país por la falta de seguridad de las instalaciones en Bahía Blanca y Escobar y los manejos poco claros que rodeaban el negocio”.

Remarcó que: “El intendente de Escobar en ese momento, Sandro Guzmán, fue un gran aliado. El Ministerio de Planificación buscaba un intendente manipulable y ejecutivo a la vez, que garantizara que la planta pudiera estar rápidamente en funcionamiento. De Vido tanteó a varios jefes de comunas con salida a ríos y ninguno quiso jugarse el pellejo político por un proyecto demasiado polémico en términos ambientales: el gas natural licuado se transporta a 161 grados centígrados bajo cero y está 600 veces más concentrado que el gas de red, por lo que un accidente puede afectar un territorio de hasta 40 kilómetros. El argumento del gobierno para instalar otro barco regasificador de Excelerate en Escobar, también sin licitación pública, fue la necesidad de proveer más gas a las provincias del centro-norte del país”.

En lo que hace a los controles destacó: “La Auditoria General de la Nación (AGN) publicó un informe sobre energía en diciembre de 2013 y confirmó la corrupción de ENARSA, a la que calificó como un agente importador que paga sobreprecios.

También se encontraron diferencias sin conciliar por varios cientos de millones de dólares con los depósitos informados por el Tesoro Nacional para el pago de gas importado. La AGN observó que ENARSA no controla ni supervisa las operaciones de regasificación“.

En este mismo sentido Roberto Dromi uno de los intermediarios que quedó afuera del negocio afirmó en octubre de 2014: “[Los barcos] los trae YPF, paga ENARSA, pero contrata YPF. Ese contrato se ha hecho en inglés, con cláusulas secretas , con claves blindadas y nadie conoce el pliego, ni el precio, ni nada. No se sabe. Si lo encontrás , me avisas“.

De acuerdo a la investigación de Bianchi: “La importación de gas era el parche más rápido y el más caro. El gobierno pagaba entre 0,50 centavos de dólar y 1,25 el millón de BTU de gas a las petroleras que lo sacaban de los pozos argentinos y entre 14 y 17 dóllares el millón de BTU por el gas que venía en barco traído por empresas extranjeras más los gastos portuarios y el mantenimiento de la regasificación.

Al desagregar los gastos de la importación de gas natural licuado las cifras tampoco cierran. La Argentina paga entre 14 y 17 dólares el millón de BTU mientras que España, otro gran importador de gas por barco, desembolsa la mitad, entre 7 y 9 dólares.

Además son llamativos los costos locales de la operatoria. Si se toman en cuenta los gastos de las operaciones de los buques regasificadores y de las maniobras de los servicios marítimos y logística portuaria, el país gasta entre 450.000 y 550.000 dólares por día por todo concepto en los puertos de Bahía Blanca y Escobar. En Brasil esos costos portuarios no superan los 250.000 dólares por día de operación, y son mucho menores en Europa. El movimiento permanente en los puertos es un doble beneficio para el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), dirigido por Enrique Omar “el Cabalo” Suárez.

La importanción de gas tiene un atractivo adicional para los proveedores: se paga por adelantado y si el pago no está acreditado, el gas no se descarga. Esta obligación, que servía para un país con malos antecedentes como pagador, perjudicó todavía más a la macroeconomóa argentina. Ante la caída de ingresos e inversiones en dólares del país, la exigencia de pagar por adelantado fue otra de las razones que precipitó el cepo cambiario y las restricciones a las compras de divisas a partir de 2011″.

Finalmente concluye el periodista que “Los errores y la improvisación en la política energética terminaron siendo catastróficos en términos económicos pero muy funcionales a la corrupción“.

Vecinos Autoconvocados del Pueblo de Escobar. Asamblea en Defensa del Humedal. Asociación Ambientalista del Partido de Escobar. Asociación Ambientalista Los Talares de Ing. Maschwitz (Partido de Escobar). Asociación El Colectivo Cultural de Ing. Maschwitz (Partido de Escobar). Asociación Alihuen (Escobar). Ensamble Cultural (Escobar). Movimiento en Defensa de la Pachamama (Punta Querandí). Asociación La Rivera de Matheu (Partido de Escobar). Isleños Autoconvocados del Delta del Paraná en la “ASAMBLEA RIO DE LA PLATA CUENCA INTERNACIONAL”. S.O.S. DELTA. Asamblea Barrial de Beccar (San Isidro).Foro de Salud de San Isidro. Asamblea en Defensa del Patrimonio Público y los Derechos Sociales de San Isidro. Asociación Civil “Para Todos porque es de Todos”. Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Pcia. de Bs. As. CICOP Seccional San Isidro – APHSI.Asamblea Bosque Alegre (San Isidro).UsuariosAutoconvocados por los Trenes. Asociación Patrimonio Natural (Pilar). Grupo de trabajo ambiental El Tigre Verde. Asociación Civil S.O.S. HABITAT (Mercedes). Fundación Biósfera. Espacio Natura Naturata de Los Cardales. 500 RPM. Asociación Civil COEPSA Centro Oeste de Estudios Políticos y Socio-Ambientales (Parque Leloir- Ituzaingó). AUKAN, Asamblea Ambiental del Sur – Bahía Blanca TELLUS-Asociación Conservacionista del Sur, Bahía Blanca.Parroquia Cocatedral Natividad Escobar, Parroquia Sagrado Corazón de Jesús Maschwitz, Fundación Biósfera, Club de Leones (Sedes Escobar, Zárate, San Pedro, Baradero).Espacio Intercuencas. AVDA (Asociación Vecinal en Defensa del Medio Ambiente),  Hermana Tierra, Fundación Eco Sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *