Historia

Breve historia de la Asociación Ambientalista del Partido de Escobar

En mayo de 2007 más de 300 ciudadanos nos congregamos en el Club de Leones de Escobar, para reclamar contra el daño ecológico causado por el basural isleño en las cercanías de la ruta nacional 25 y el río Luján, provincia de Buenos Aires.

Durante aquella jornada los vecinos decidimos conformar una Asamblea Ambientalista para lograr el cese de la contaminación en una zona de gran valor ecológico, donde se estaban arrojando toda clase de residuos sin tratar, inclusive desechos industriales y hospitalarios. Pese a que la legislación teóricamente lo prohibía, el daño ambiental se consumaba día a día ante nuestros ojos. Cualquiera podía constatar la cercanía del basural con numerosos canales y arroyos, comprobando cuán fácilmente los lixiviados del basural escurrían hacia ellos, ocasionando toxicidad en las aguas del río Luján.

A priori, nuestro objetivo de clausurar este predio se presentaba arduo ya que la poderosa empresa transnacional implicada tenía concesión municipal y contaba con la autorización expresa de la provincia de Buenos Aires y con normas internacionales ISO 9000.

Sin embargo, el deterioro ambiental del ¨ relleno sanitario ¨ operado por la empresa Transportes Olivos resultaba innegable. Ante nuestras repetidas gestiones, la gobernación de Buenos Aires debió enviar emisarios para escuchar nuestras demandas.

En una feliz casualidad, la reunión se llevó a cabo justo en el Día Mundial del Medio Ambiente, en instalaciones de la Escuela N.22, perjudicada directa por la contaminación, dado que dista solo poco más de un kilómetro del basural isleño y las familias de sus alumnos se abastecen con agua del río Luján. Obtuvimos promesas de inspecciones cabales por parte de estos funcionarios bonaerenses.

Nuestras denuncias fueron ratificadas en los hechos el 20 de junio de 2008, cuando inspectores de la OPDS de la provincia de Buenos procedieron a dictar la clausura provisoria del basural, apenas días después de que tomasen estado público en forma de impactantes imágenes en la televisión nacional.

Nuestro objetivo original se ha alcanzado de manera parcial, pues resta todavía conseguir la clausura definitiva del ¨ relleno sanitario ¨ y -tal cual determina la ley- la posterior remediación de valiosos terrenos en el Delta del río Paraná, de donde deben removerse cientos de toneladas de basura todavía.

Este éxito parcial – compartido con otros sectores de la comunidad- nos anima a seguir adelante para proteger las bellezas naturales de nuestro distrito y la diversidad y necesaria subsistencia de los humedales bonaerenses.

Conscientes de que el cuidado del medio ambiente es una asignatura cotidiana, varios miembros originales de aquella Asamblea Ambientalista y otros que hoy se suman hemos resuelto adquirir personería jurídica tornar viables otros proyectos ambientales impostergables en el partido bonaerense de Escobar.

Nos impulsa la convicción de que solo mediante la organización comunitaria es posible un desarrollo humano equilibrado, armonioso con la naturaleza de la cual todos los seres vivos formamos parte.